Hipotecas mixtas: cuándo conviene contratar una y qué beneficios e inconvenientes tiene

Hipotecas mixtas: cuándo conviene contratar una y qué beneficios e inconvenientes tien

Esta alternativa financiera para la compra de una vivienda tiene ventajas, pero también inconvenientes

Las hipotecas fijas y las variables son las más comunes en el mercado, pero existe un tercer tipo que también conviene conocer si estamos pensando en pedir una hipoteca: las hipotecas mixtas.

Esta alternativa de financiación para la compra de vivienda mezcla un interés fijo durante los primeros años y uno variable pasado un plazo determinado, tiene ventajas e inconvenientes y es una opción a tener en cuenta para aquellas personas con una elevada capacidad de ahorro. Repasamos las principales claves de la hipoteca mixta.

¿Qué es una hipoteca mixta?

Una hipoteca mixta es un tipo de hipoteca que combina elementos de las hipotecas fijas (aquellas en las que todos los meses se paga lo mismo) y elementos de las hipotecas variables (aquellas en las que cada mes se paga una cuota diferente dependiendo de un indicador, habitualmente el euríbor).

¿Cómo funciona una hipoteca mixta?

El funcionamiento de las hipotecas mixtas es bastante sencillo. Las hipotecas mixtas están compuestas por dos tramos de devolución del préstamo más los intereses. Durante el primer tramo, la hipoteca mixta funciona como una hipoteca fija (con una cuota mensual igual todos los meses); mientras que, durante el segundo, funciona como una hipoteca variable (con cuotas que varían dependiendo de la cotización del euríbor).

Ejemplo de hipoteca mixta

El funcionamiento de una hipoteca mixta se entiende mucho mejor con un ejemplo.

Supongamos que tenemos una hipoteca mixta a 40 años. Una opción sería que, durante los primeros 20 años, los pagos de las cuotas se realicen como si fuera una hipoteca fija, pagando todos los meses la misma cuota y sin cambios.

No obstante, una vez que hemos pagado los primeros 20 años y nos quedan por pagar otros 20 años, el tiempo restante del pago de la hipoteca mixta se realiza como una hipoteca variable. Es decir, pagando dependiendo de cómo esté el índice de referencia utilizado para calcular la hipoteca (que en España suele ser el euríbor en la mayoría de los casos).

Ventajas y desventajas de las hipotecas mixtas

Las hipotecas mixtas tienen ventajas y desventajas que conviene conocer antes de decantarse por esta opción:

Ventajas de las hipotecas mixtas

  • Presentan el mismo nivel de vinculación que cualquier otro tipo de hipoteca. Es decir, se trata de un producto bancario similar a cualquier otra hipoteca.
  • En comparación con las hipotecas fijas al uso, la parte de intereses fijos de las hipotecas mixtas suelen ser más bajos.
  • Suelen ser bastante flexibles respecto a los plazos, lo que permite que el consumidor escoja los años que quiere devolver la hipoteca según las condiciones de una hipoteca fija o de una hipoteca variable. Es decir, la división de los tramos de la hipoteca mixta se puede adaptar a las preferencias del prestatario.

Desventajas de las hipotecas mixtas

  • No se puede elegir el tipo de interés que se tiene primero. Es decir, siempre se empieza con el tipo de interés fijo para, más adelante, pasar al tipo de interés variable.
  • A pesar de que el euríbor puede favorecer al hipotecado, también le puede perjudicar. Esto es especialmente importante a la hora de contratar una hipoteca mixta, ya que, cuando se funciona con el sistema variable, suelen haber pasado al menos 10 años desde la contratación de la hipoteca mixta, por lo que las circunstancias pueden haber cambiado de forma considerable al momento en el que se firmó el préstamo. En este sentido, la incertidumbre juega como una desventaja importante a la hora de contratar este tipo de hipotecas.
  • Así mismo, otra de las desventajas de las hipotecas mixtas es que,por lo general, no suelen constituir un beneficio real para el prestatario. Esto se debe a que, en general, lo que se gana por un lado se pierde por el otro. Por lo que, en conjunto, lo más habitual es que no supongan un ahorro real a la hora de contratar una hipoteca.

¿Cuándo conviene contratar una hipoteca mixta?

Por lo general, las hipotecas mixtas no suelen ser ni mejores ni peores que las hipotecas fijas o variables. Sin embargo, sí que existe un perfil de prestatario que suele poder beneficiarse de este tipo de hipotecas: personas que tengan una capacidad de ahorro alta.

¿Por qué? Porque aquellas personas que pueden ahorrar bastante tienen la opción de pagar un interés fijo durante los primeros años y, cuando se pasa a la parte del interés variable, devolver parte de la hipoteca con dichos ahorros, reduciendo así el plazo de devolución y, en consecuencia, pagando menos intereses en conjunto.

Fuente: idealista

Comparar listados

Comparar